top of page
Buscar

MARINEROS SOMOS, Y COMO BUENOS MARINEROS HABLAREMOS

“Lo que llamamos rosa, aún con cualquier otro nombre, mantendría el perfume…” - le decía Julieta a Romeo.

Pues no. En el windsurf y en la mar en general, tenemos que llamar a cada cosa por su nombre…y estos no siempre coinciden con los de la “tierra firme”.

En el mar una cuerda es un cabo o una escota, una dirección es un rumbo, una vuelta una manga…y así siguiendo. Levantar la vela se dice drizar, acercarse al viento ceñir, alejarse de él arribar. Ni siquiera se utilizan los términos “izquierda y derecha”, ya que la perspectiva cambia de un lado de navegación al otro. Hablamos, pues, de proa o popa, de babor o estribor, de mano de mástil o mano de botavara…

Pero nada de esto te tiene que asustar, si vas a iniciarte al windsurf. Aprender a “hablar marinero” es parte de la magia de este deporte y no hace falta “estudiar” para dominar el idioma, sino que lo aprenderás con el “método natural”, o sea con el tiempo y la práctica, echando horas en la playa y en el agua.

Aun así, si la materia te apasiona, en Tarifa Spin Out ofrecemos cursos para conseguir el certificado básico de VDWS (la asociación alemana de vela que tiene centros en todo el mundo) con la que podrás aprender nociones de interés como la nomenclatura, el montaje y desmontaje del material, el funcionamiento de las velas, los rumbos de navegación, las reglas de preferencia en el agua, la seguridad…y mucho más. Y una vez lo hayas conseguido, podrás alquilar en cualquier centro de VDWS del mundo tan solo enseñando tu licencia, sin necesidad de demonstrar tu nivel (siempre que las condiciones lo permitan, claro está).

¡Pregúntanos por ello sin compromiso!

MÁS VALE MAÑA QUE FUERZA

Para aprender windsurf no hace falta ser “musculitos” de gimnasio. De hecho, el windsurf es más bien “maña” (técnica) que fuerza. Lo podríamos paragonar con aprender a conducir un coche: al principio nos puede parecer algo complicado controlar a la vez aceleración y dirección; pero poco a poco, con la práctica, se va a convertir en algo “automático”, que no necesita que pensemos lo qué tengamos que hacer, cómo o cuándo, ya que los gestos empezarán a salir “solos”.

Una frase muy típica que los monitores de Spin Out escuchamos decir a nuestros alumnos es “¡parece muy fácil, cuando lo haces tú!”. Esto se debe a las muchas horas que pasamos encima de una tabla, tanto en los cursos como en el tiempo libre, que convierten el material en una especie de “extensión” de nuestro cuerpo, como si de un brazo o una pierna se tratara, que podemos mover en sintonía con el resto, trabajando cuerpo, mente y equipo al unísono, como un único sistema.

La fórmula mágica para un aprendizaje rápido y eficaz es: 1. material de calidad, adecuado a la persona, al nivel y a las condiciones del momento + 2. buenas condiciones de mar y de viento para la persona y el nivel de aprendizaje + 3. buenosconsejos: una buena escuela con buenos monitores, con pasión para este deporte y su enseñanza…o bien amigos o familiares con MUCHA PACIENCIA.

¡Todo esto lo podrás encontrar en Tarifa Spin Out!

LA MEJOR FORMA DE CONSEGUIRLO ES LOGRARLO

Quien haya sido él que inventó el dicho “la mejor forma de conseguirlo es lograrlo”, lo desconocemos. Pero, ¡es muy probable que se le ocurriera después de haber probado el windsurf! :D

Ningún deporte se aprende en un día, pero es cierto que el windsurf, en especial, es una de aquellas disciplinas que necesita de tiempo, constancia y determinación para llegar a dominarse. Al igual que no se puede conducir en autopista después de pocas horas practicando en un parking, en el windsurf no se puede pretender llegar a planear y saltar tras dos o tres días de curso. En el aprendizaje de este deporte cada paso tiene su recompensa y da muchas satisfacciones, aun que cada uno de ellos puede representar a la vez un pequeño reto: sólo los que no se dan por vencidos a las primeras dificultades podrán llegar a disfrutar de la libertad de planear por encima del agua.

En Tarifa Spin Out te acompañamos en cada uno de esos pasos, recomendándote el material más adecuado y el momento mejor del día para que tu aprendizaje sea lo más rápido y satisfactorio posible, añadiendo a nuestra receta algo tan abstracto como importante, que es la MOTIVACIÓN. Esta es imprescindible tanto para empezar como para seguir practicando este deporte, consiguiendo objetivo tras objetivo.

IMPORTANCIA DEL MATERIAL ADECUADO

Sí que es verdad que hace un tiempo - en los ‘70/’80 – las tablas y los aparejos eran grandes y pesados, pues requerían de una cierta fuerza para su manejo. El material de hoy en día, sin embargo, no tiene nada que ver con aquello: el utilizo del aluminio y del carbono, además de los avances tecnológicos, han hecho posible que las tablas y velas de nueva generación sean muy compactas, ligeras y fáciles de manejar. Incluso existe ahora material adaptado para el aprendizaje de niños pequeños, a partir de 6 o 7 años… ¡e incluso menos!

Es fundamental escoger el material según las condiciones del viento y la experiencia que tengamos: un principiante necesita una tabla con volumen, ancha y con orza y una vela adecuada a su peso y estatura, que sea de Dacron, para que sea menos pesada y más reactiva al efecto del viento, para que el alumno pueda no sólo notar, sino también ver como su vela se llena o no de viento y reaccionar de la forma más adecuada para mantener la velocidad y el rumbo deseados.

En Spin Out tenemos tablas anchas de 230 litros para los adultos y de 190 litros para los niños y velas de aprendizaje a partir de tan solo 1,0 m2, para dar los primeros pasos de la forma más cómoda y sencilla. Disponemos, además de tablas de perfeccionamiento desde 160 hasta 145 litros, para un más fácil aprendizaje del planeo y del utilizo de los footstraps. Para niños y chavales de nivel avanzado, tenemos disponibles velas especiales, muy parecidas a las “de verdad”, pero más pequeñas y ligeras, siendo casi totalmente hechas de Monofilm, hasta 4,0 m2.

LA BÚSQUEDA DE LAS CONDICIONES PERFECTAS

Buscar las condiciones perfectas es como buscar el arca perdida. Si esperamos al viento perfecto, pasaremos mucho tiempo en la playa mirando navegar a los demás y tardaremos mucho tiempo en alcanzar un nivel avanzado, ya que el viento perfecto…sencillamente no existe (casi nunca).

No esperes al viento fuerte, a ver muchas velas y cometas en el agua: para aprender windsurf tan solo hace falta una brisa. Con condiciones fáciles los tiempos de reacción serán más amplios…y los errores más perdonables. Si esperas a que haya borreguitos en el agua, es muy posible que tu aprendizaje se parezca más a una batalla y que el esfuerzo y las caídas te lleven a frustrarte, pensando que se trate de algo “imposible de conseguir".

No importa cuales sean las condiciones que nos encontremos, sino las horas de navegación que podamos acumular… ¡y todas suman! Siempre que no sean condiciones extremas para nuestro nivel, todas nos sirven para aprender algo: si el viento es muy suave, será un buen entrenamiento para la técnica y el “feeling” con la vela, las maniobras, la entrada al planeo con poco viento (“early planing”) etcétera Si por lo contrario el viento está más fuerte de lo que estamos acostumbrados, será una buena ocasión para aprender beachstart y waterstart…o para ganar forma física “luchando” un poco contra los elementos. 😉

En Tarifa Spin Out tenemos cursos todos los días… “nieve o granice”. Sólo paramos si el viento supera los 8 Bfs, por obvias razones de seguridad. Y si el viento está fuerte o las olas se lo ponen difícil a los principiantes, aprovechamos la laguna de Valdevaqueros, que nos proporciona un entorno seguro y agradable, donde no hay que preocuparse de corrientes, ni oleaje, ni agua profunda… ¡para que nunca paréis de navegar!

¡Cada día es un buen día para aprender windsurf!

CONOCE TUS LÍMITES, CHEQUEA TU MATERIAL, APRENDE RESCATE Y AUTORESCATE

Aunque hayamos dicho que toda condición es buena para aprender, también tenemos que ser conscientes de nuestros propios límites, tanto físicos como técnicos.

Si somos muy principiantes, o llevamos sin navegar años, no podemos ser presumidos y pensar que podemos meternos al agua con vientos muy fuertes u olas muy grandes. Lo primero es la seguridad ya que, si nos exponemos a riesgo excesivo, debemos pensar que también estaremos poniendo en peligro a otros: los que tengan que venir a rescatarnos (la omisión de socorro es inadmisible en el mar al igual que en tierra).

Del mismo modo, seríamos unos inconscientes si nos lanzáramos a navegar a la intemperie sin haber chequeado que todo nuestro material esté bien montado y en perfecto estado: en especial, que el pie de mástil no tenga indicios de ruptura, que todos los cabos estén bien atados y firmes, que la aleta esté bien atornillada y no tenga grietas que podrían provocar su ruptura y que la vela esté bien montada. No es mala idea llevar consigo un poco de cabo extra, por si alguno se rompe, para que podamos intentar volver a tierra sin necesidad que nos rescaten (es un poco como llevar la rueda de repuesto en el maletero del coche).

En Tarifa Spin Out chequeamos el material a diario, para intentar evitar cualquier “sorpresa” y además enseñamos a nuestros alumnos el “chequeo de seguridad” que tienen que efectuar antes de meterse en el agua y cómo actuar en caso de emergencia, simulando un autorescate utilizando su propia tabla como medio de salvamento.

Estaremos durante horas en un elemento que no es el nuestro…y ¡cualquier precaución es buena para evitarse un disgusto!

AUTODIDACTISMO: PROS Y CONTRAS

Ser autodidacta significa aprender uno mismo, sin un maestro que nos acompañe, a base de cabezonería, intentos, victorias y derrotas. ¿Es el autodidactismo bueno para el windsurf? La respuesta es: sí y no.

No se trata de gastar mucho dinero en cursos: también es importante practicar entre clase y clase. Pero sí es necesario que alguien con la experiencia, la metodología, la PACIENCIA y los conocimientos necesarios nos diga primero que hay que hacer, y luego cuales son los errores que cometemos y como evitarlos: no podemos vernos a nosotros mismos, así que podríamos cometer el mismo error una y otra vez, sin darnos cuenta e incluso llegar a memorizarlo, haciéndose luego muy complicado “quitárnoslo de la cabeza”.

En Tarifa Spin Out tenemos bonos de clases para todos los niveles de navegación a precios muy competitivos, utilizables durante toda la temporada. Pequeñas correcciones pueden hacer grandes diferencias: ¡estamos seguros que al finalizar tu curso pensarás que te ha merecido la pena ese pequeño “gasto extra"!

MIEMBROS DE UNA GRAN FAMILIA: NO SÓLO DEPORTE SINO ESTILO DE VIDA

Para terminar, no podemos no mencionar lo adictivo y vital que puede llegar a ser este deporte y este mundo en nuestras vidas, una vez lo hayamos probado.

Hay quién se pasa todo el invierno en la oficina “soñando” con Tarifa y sus vientos, mirando el Windguru y nuestra webcam. Hay quienes, como nosotros que trabajamos en Tarifa Spin Out, plantamos raíces en esta esquina de paraíso (o quizás, mejor dicho, quedamos atrapados en él…) y lo convertimos en nuestra propia vida…despertando una cierta envidia en muchos de los que nos visitan.

No importa el nivel que alcances, que navegues casi todos los días o solamente un par de semanas al año: acabarás sintiéndote parte de esta gran familia. Vayas al spot que vayas, ahí encontrarás amigos o conocerás a nuevo…y aún que viajes sólo, no será un problema: tu nueva familia te hará sentir siempre como en casa.

¡Ven a aprender windsurf y únete a nuestra gran familia!




56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page