top of page
Buscar

TU EQUIPO DE WINDSURF

Actualizado: 27 ene

Éranse una vez una tabla larga, larga y una vela alta, alta. Ambas eran grandes y pesadas…

…Pero todo eso, ¡ya es historia!

Gracias a los avances en la nautica y al aprovechamiento de tecnologías de otros sectores (como el de la aeronáutica) y a sus materiales (en particular el carbono y el kevlar), hoy podemos disfrutar de tablas y velas de windsurf ligeras, cómodas y fáciles de utilizar, optimizadas para el uso específico que se les quiera dar.


Entonces ¿Qué necesitamos para practicar windsurf?

Lo primero es el viento, claro está. Ganas y motivación. También, ¡por supuesto!

Solo faltan UNA TABLA Y UNA VELA... ¿No?

Si miramos más de cerca, nos daremos cuenta que hay mucho más detrás de un equipo de windsurf y que cada pieza - pequeña o grande que sea - tiene su importancia. La que dependerá de nuestro nivel y nuestras expectativas.

¿Adivinas cuántas son? Seguro que mientras las contamos, nos damos cuenta que hay más de las que esperábamos.

1. LA TABLA

Aunque tablas largas y estrechas se sigan fabricando y utilizando en modalidades como el Race, la tendencia actual es reducir eslora y aumentar manga, para una navegación más cómoda y para mantener la máxima flotabilidad, permitiendo reducir volumen incluso con vientos no muy constantes. Hoy tenemos a disposición una amplia gama de modelos de tablas, que responden a las necesidades específicas de cada modalidad.

En Spin Out Tarifa podrás encontrar:

A) TABLAS ESCUELA: se caracterizan por su volumen (desde 250 hasta 150 litros) y por tener orza abatible, la que ayuda a evitar el efecto de deriva. Se diferencian entre “long-boards" (tablas largas) o “wide-boards" (tablas anchas): las primeras son mucho más rápidas que las segundas, mientras que éstas últimas tienen la gran ventaja de ser muy estables, especialmente cuando hay olas o para las personas que tengan dificultad en mantener el equilibrio; pero a la vez “permiten más errores", si no usadas adecuadamente, en sentido que no obligan a una posición óptima de los pies. En Spin Out ahora tenemos la solución perfecta: han llegado las nuevas tablas Gaastra START HD de 245 lt, que son la combinación perfecta entre estabilidad y velocidad.


B) TABLAS FREERIDE: son tablas pensadas para ser usadas con viento ligero y agua plana, con velas grandes, para disfrutar de la velocidad entrando rápidamente al planeo. Suelen tener entre 150 y 100 litros y las modernas son bastante anchas, lo que las hace también buenas aliadas para personas que estén progresando, bajando de volumen o aprendiendo a planear, ya que su manga permite drizar, si fuera necesario. En Spin Out tenemos a vuestra disposición las Rockets de Tabou, entre 145 y 105 lt, todas en la edición de carbono, tan rápidas que ¡planean “casi" solas!


C) TABLAS FREEWAVE: son tablas híbridas muy polivalentes, el compromiso perfecto entre velocidad y agilidad; permiten un amplio rango de uso, pudiéndose usar tanto en olas y vientos fuertes con velas pequeñas, como en agua plana con viento ligero y velas grandes. Por eso, normalmente permiten posicionar los footstraps tanto en los cantos (con 4 straps), como en el centro de la tabla (con 3 straps) según el uso que queramos darles o las condiciones del día. Suelen tener entre 115 y 75 litros, siendo por eso buena opción para los que quieran ir bajando de volumen y empezar a navegar con vientos más fuertes. Las 3S de Tabou son de las mejores en el mercado y en Spin Out disponemos de ellas en todas las medidas, en la edición de carbono, en la versión classic y plus (threefin).


D) TABLAS WAVE: son tablas pequeñas que suelen tener una popa más fina (para agilizar los giros) y un "rocker" más pronunciado, para poder pasar eficazmente el choppy y elevarse al máximo durante los saltos en olas; su volumen suele ser inferior a 100 litros y actualmente se están fabricando también en tamaños muy pequeños (desde 60 litros) para los y las riders más ligeros/ligeras y condiciones de viento muy fuerte. Las más modernas suelen tener más de una aleta (entre 2 y 4) – pero de esto hablaremos más adelante. Si te gusta este estilo, ¡ven a probar las Tabou Da Bomb y Pocket en Spin Out!


E) TABLAS FREESTYLE: están pensadas para las maniobras más radicales, teniendo los footstraps en posición más central, mucho volumen en la popa y aletas con forma más cuadrada, con el fin de ayudar el “pop" (despegar la tabla del agua) y el aterrizaje de las maniobras. Son también una buena elección para las personas ligeras cuando el viento es ligero o racheado, ya que, con la técnica adecuada, permiten una muy rápida entrada al planeo. Si lo que te va es el windsurf freestyle, pregúntanos por las Twister de Tabou; ¡te van a encantar!


F) TABLAS FOIL: son las últimas nacidas y su forma es parecida a las tablas de Formula, siendo muy anchas, con proas y popas “cuadradas” y los footstraps posicionados muy en los cantos. La popa tiene que ser reforzada para aguantar la presión del foil a máxima velocidad. Por esa razón en Spin Out apostamos por tablas específicamente diseñadas para esta modalidad: ¡nuestras Air Ride de Tabou son óptimas para que disfrutes del windsurf volando sobre el agua!


En el mercado existen otras tablas, como:

G) TABLAS SLALOM/RACE/FORMULA: son tablas principalmente orientadas a la competición y pretenden alcanzar velocidades máximas.


H) TABLAS FOIL-READY: son tablas pensadas para tener doble uso - con o sin foil – pero que tienen como desventaja el ser más pesadas en la parte trasera, debido a su caja reforzada - pues algo más lentas cuando usadas con aletas tradicionales - y a la vez algo más inestables cuando usadas con foil - debido a su forma más estrecha. El objetivo es que el navegante pueda ahorrarse espacio y dinero si quiere navegar en las dos modalidades, lo que hace comprensible que haya que aceptar algún compromiso.


Otro aspecto importante a tener en cuenta es la construcción de la tabla, que puede ser de carbono (más ligera y con mejores prestaciones, pero también más cara y delicada) o de wood sándwich (algo más económica y resistente, pero también algo más pesada).

2. LA(S) ALETA(S)

Al comprar una tabla, la mayoría nos quedamos con la aleta (o las aletas) que nos proporcionan de serie. Supuestamente, es la combinación que mejor prestaciones ofrece para esa tabla, ya que ha sido estudiada y testada por los mejores riders. Sin embargo, las prestaciones pueden variar considerablemente al cambiar de aleta: lo saben muy bien los regatistas de slalom, que no sólo eligen cuidadosamente qué aleta utilizar para las condiciones concretas del día de la competición, sino que prueban muchas de ellas antes de elegir una, ya que no todas las aletas salen igual de bien de los moldes.

Single, twinser, threefin, thruster, cuad…a día de hoy podemos encontrar en el mercado tantas combinaciones de aletas como queramos. Algunas tablas llegan a tener 5 cajas, para poder ser utilizadas con distintas combinaciones de aletas, según los gustos y las condiciones del spot donde vayamos a navegar. Pero, cuales son sus ventajas y desventajas? Vayamos por orden.

A) SINGLE FIN: es la versión más clásica y una de las más apreciadas todavía, especialmente por los navegantes de la “vieja escuela”. Sus ventajas son la mayor velocidad, estabilidad y facilidad para las ceñidas. Es seguramente la mejor opción en tablas para viento ligero (como freeride o freewave) ya que permite aguantar velas más grandes sin incurrir en el efecto de spin out (derrape lateral) en planeo.

B) TWINSER (2 aletas): no es la opción más usadas, pero según algunos una de las mejores. Puede costar un poco acostumbrarse, al principio, ya que al no tener aleta central, la tabla puede parecer algo más nerviosa. Sin embargo, una vez dominada, alcanza muy buenas prestaciones en condiciones de olas y choppy, siendo más rápida que un thruster o cuad, sin renunciar a un buen agarre y excelente rotación.

C) THREEFIN/THRUSTER: ¿es lo mismo? La verdad es que no. Ambas tienen 3 aletas, pero se les llama threefin a las tablas de 3 aletas con la central más largas (una especie de híbrido entre singlefin y thruster) y suelen montarse en tablas de freewave. Las thruster son las tablas de windsurf que más se inspiran en las tablas de surf, al tener 3 aletas cortas y forma de tabla de surf, muchas veces con cola de pez (fishtail). Las dos están pensadas para ofrecer las máximas prestaciones en olas, siendo las primeras algo más fáciles de controlar y llevar en rumbo de ceñida y las segundas más cómodas para girar y surfear olas grandes. Por tratarse de aletas cortas, sólo funcionan bien con velas pequeñas y medianas (hasta 5.5m2)

D) CUADSTER (4 aletas): las tablas cuad son pequeñas y consideradas muy técnicas - están pensadas para los surfers de olas más radicales, consintiendo un fuerte agarre al agua, pero tienen la “mala fama” de ser más lentas y difíciles de girar en maniobra.

E) 5 CAJAS: tener 5 cajas no significa poder usar 5 aletas a la vez, sino poder elegir si usar 3 o 4 según las condiciones. Las tablas de 5 cajas son más difíciles de usar, ya que cada caja extra aporta peso a la popa de la tabla y hace que sea más complicado llevarla al planeo y hacer que gire.

F) ALETAS FREESTYLE: suelen ser más cortas que las singlefin y con forma más cuadrada; están específicamente pensadas para tablas de freestyle.

G) FOIL: se compone de un mástil, que puede ser más o menos largo y de un fuselaje dotado de un ala delantera y un estabilizador. Permite navegar sin tocar la superficie del agua y es importante elegir bien el tamaño del ala para nuestro nivel y peso y según las condiciones del día; gracias a los adaptadores, se puede variar la inclinación del fuselaje y conseguir la máxima estabilidad en vuelo.


3. LOS FOOTSTRAPS

Aun que nuestras tablas vienen de fábrica con un set de footstraps, es importante que escogamos bien la posición en la que los colocamos, para que la tabla funcione correctamente y para que podamos navegar cómodamente. Una posición de footstraps más centrada consente un mayor control, mientras que si los colocamos en los cantos de la tabla obtendremos más velocidad. Tendremos que ajustarlos bien para que nuestros pies entren y salgan de ellos con facilidad, sin quedar demasiado sueltos. Cuando estén gastados, es recomendable sustituirlos por otros nuevos, para evitar rozaduras en los pies y perdida de rigidez.


4. EL PIE DE MASTIL

Es una pieza pequeñita pero muy importante, ya que un pie en mal estado puede llevar a que la vela se desenganche de la tabla, si se rompe o desenrosca durante la navegación. Hay varios modelos (pincho/cono…) y claramente tiene que ser compatible con nuestra base o alargador. El tendón, los cabitos o todo el pie de mástil deben sustituirse en cuanto empiecen a aparecer signos de deterioro.



5. LA VELA

Existen tantos tipos de velas como modalidades de navegación; para elegir bien la nuestra, tendremos que tener en cuenta el spot, nuestro nivel, edad y peso y por supuesto nuestros gustos. Las más usadas son:


a. VELAS DE ESCUELA (para aprender): están hechas principalmente de dacron, un material resistente y reactivo, que permite ver como la vela se llena de viento y así entender mejor su funcionamiento; las hay también de monifilm o PVC, normalmente orientadas a niños y personas ligeras, ya que son más delicadas. El tamaño suele ser entre 1.0 y 4.0 m2 y suelen tener pocos sables, para que funcionen bien incluso con vientos muy ligeros; la ventana tiene que ser lo suficientemente grande para permitir una buena visibilidad. Las Freetime de Gaastra responden perfectamente a este uso.


b. VELAS DE FREERIDE: son velas polivalentes, normalmente de tamaño grande o mediano que están pensadas para condiciones de mar plana y vientos suaves; tienen un perfil pronunciado y una botavara ancha, para cazar el máximo viento posible; el número de sables varía según el tamaño y son fáciles de aparejar; son una buena opción también para niveles intermedios y para los que empiezan a planear. En Spin Out tenemos las Hydrid y las Matrix de Gaastra, desde 6.0 hasta 7.7 m2



c. VELAS DE OLAS: se caracterizan por su maniobrabilidad y por su corte triangular en el pujamen, para una conducción más vertical con tablas de olas; son velas ligeras y resistentes, normalmente reforzadas en puntos estratégicos para sobrevivir a las rompientes. El número de sables varía entre 3 y 5, siendo las con menos sables más potentes y las con más sables más fáciles de controlar; están pensadas para surfear y saltar en condiciones de vientos moderados a fuertes y olas. Las Manic de Gaastra son de las mejores en el mercado: muy ligeras y con 4 sables, alcanzan el equilibrio perfecto entre potencia y control.


d. VELAS DE FREESTYLE: son velas muy potentes, dedicadas a los que quieren experimentar con maniobras radicales - como las Pure de Gaastra.



e. VELAS DE SLALOM/ FREERACE: son velas específicamente pensadas para maximizar las prestaciones en las competiciones de velocidad; las primeras se caracterizan por tener cambers (son velas muy técnicas y algo complicadas de aparejar) y las segundas son una especie de hidrido para iniciarse al mundo del slalom (sin cambers).

Sea cual sea la vela que elijas, asegúrate antes de ir al agua de que esté en buen estado y bien montada, o no tendrá el rendimiento esperado.


6. EL MASTIL

Lo ideal es que el mástil sea el específico para la vela, aun que hoy podemos encontrar muchos modelos compatibles de distintas marcas y todos pueden ser válidos. Lo importante es que la curvatura del mástil sea la adecuada para el modelo y marca de nuestra vela (la que los fabricantes especifiquen en las características): puede ser hard-top, constant curve, flex top o diagonal flex, según la forma de la curva que crea al tensar la vela. Otro aspecto a tener en cuenta es el porcentaje de carbono: los mejores mástiles son sin dudas los de 100%, por su ligereza y máxima flexibilidad (¡son los que utilizamos en Spin Out!); pero claramente son también los más caros, pudiendo alcanzar o superar el precio de la misma vela. Los mástiles de 75/80% son, para uso particular, un buen compromiso entre calidad y precio: a cambio de un poco más de peso, ofrecen algo más de resistencia. La mayoría de las velas modernas exigen un diámetro específico de mástil para que el perfil de la vela sea lo ideal, diferenciándose entre SDM (diámetro estándar) o RDM (diámetro reducido): los primeros son más adecuados para velas grandes, ya que ofrecen más rigidez, mientras que los segundos son los más utilizados para velas medianas o pequeñas, ya que reducen el peso y mejoran la flexibilidad del aparejo.



7. LA BOTAVARA

Hay muchas formas de botavara y también las hay de diferentes diámetros (estándar, slim o ultraslim), para adaptarse a las exigencias del navegante (la diferencia se nota realmente) y las hay tanto de aluminio como de carbono. Las primeras tienen un coste mucho más accesible, pero son algo menos rígidas y un poco más pesadas; las segundas son sin dudas los “Ferrari" de la navegación, pero su coste es actualmente bastante elevado, !llegando a super el del proprio mastil!


8. LA BASE O ALARGADOR

Los hay de muchos tipos (cono, pincho….), medidas (hasta 45cm) y modelos (botón lateral/ botón trasero/ con o sin cazoleta…), de aluminio o de carbono. Lo que importa es que esté en buen estado y sea el adecuado para tu vela.


9. LOS CABOS DE ARNÉS

Pueden ser fijos o extensibles; los clásicos tienen 2 cogidas a la botavara pero los hay de nueva generación con un solo punto de cogida. Es importante que ajustemos la medida a nuestra altura, gustos y estilo de navegación, para obtener las máximas prestaciones de la vela en planeo. La tendencia actual es que sean lo más largos posible, para dejar al navegante más margen de movimiento. Cada vez que montamos nuestro aparejo tenemos que mover los cabos de arnés en la botavara para colocarlos en el centro de equilibrio de la vela (que varía según la medida y el modelo de la vela), para poder controlarla con el solo peso de nuestro cuerpo.


10. LOS “OTROS CABOS"

No hay que escatimar en cabullería, ya que un cabo roto en el mar supone normalmente la necesidad de ser rescatados. Los hay de muchos materiales, siendo los más aconsejables (pero a la vez los más caros) los de Dynema o Formuline, por su alta resistencia y durabilidad. Si desmontamos o por lo menos soltamos los cabos de nuestras velas cada vez que no la estemos usando, sus vida puede ser muy larga, haciendo que la inversión inicial haya merecido la pena.


LA CUESTIÓN DE LAS CUESTIONES ¿NUEVO O USADO?

Esto sólo depende de ti: la inversión inicial para practicar windsurf puede ser importante y no siempre “el material hace el rider". Sin duda, no es muy recomendable optar por un equipo demasiado antiguo, para no renunciar a la ligereza y comodidad de los materiales modernos. Pero tampoco es necesario “tirar la casa por la ventana”, especialmente si todavía no tenemos claro qué necesitamos y qué nos gusta: recuerda que probablemente necesitarás más de una vela y quizás más de un mástil y más de una tabla para completar tu set. En Spin Out renovamos el material cada año, así que aquí puedes encontrar todo lo que necesitas, de segunda mano: ¡calidad a buen precio! Además, antes de comprar, podrás alquilar el material para ver si es o no lo que realmente buscas. Mejor imposible, ¿no?


¿Te ha quedado alguna duda? Escríbenos a info@tarifaspinout.com y estaremos encantados de asesorarte y ayudarte a elegir tu material de windsurf.




472 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page